Comparador de productos
Eliminar todos Comparar

Lavavajillas: consejos

Etiqueta energética del lavavajillas

La etiqueta energética de los lavavajillas nos indica su consumo energético y otras características técnicas como son la eficacia de lavado y del secado o el consumo de agua por cada ciclo de lavado , que también van a influir decisivamente en el consumo eléctrico. Todos estos datos se refieren a los resultados obtenidos en el laboratorio, bajo condiciones controladas y constantes. El consumo real tanto de agua como de energía va a depender en gran medida de la forma en que se use el lavavajillas , principalmente del número de lavados que se hagan a la semana y de la temperatura y duración del programa de lavado.

 

La información que encontramos en cada una de las secciones de la etiqueta energética de los lavavajillas es la siguiente:

Antes de comprar un lavavajillas

A la hora de comprar un lavavajillas es conveniente que escojamos aquel que tenga la capacidad más adecuada a nuestras necesidades (ten en cuenta que cuanto más grande mayor es su consumo). Los modelos actuales tienen una tecnología más avanzada que los de hace unos pocos años, lo cual queda demostrado por unos mejores índices de eficiencia energética y un menor consumo de agua y detergente. Mientras que en un ciclo largo de lavado los modelos antiguos consumían entre 2,5 y 3 kWh, los actuales llegan a consumir menos de 1 kWh.


Ahorrando agua también ahorramos energía

Al igual que sucede con las lavadoras, la mayor parte de la energía que consume un lavavajillas se invierte en calentar el agua de lavado (el 90%) , mientras que sólo el 10% restante es la que hace funcionar el motor. Por eso es conveniente escoger un lavavajillas que tenga varios programas de lavado en los que se incluya un ciclo frío y económico (de corta duración) y que permita seleccionar la temperatura del lavado.

 

Actualmente podemos encontrar en el mercado modelos que, además de un menor consumo energético, también tienen un bajo consumo de agua (de 7 a 11 litros por cada ciclo de lavado, frente a los 18 o 20 litros de los modelos normales). En nada de tiempo notarás en tus facturas las ventajas de estos electrodomésticos más eficientes.

 

En el mercado podemos encontrar los llamados lavavajillas bitérmicos, que disponen de dos tomas independientes de agua, una para la fría y otra para la caliente. El agua caliente se toma del circuito de agua caliente sanitaria, procedente del calentador o de la caldera de gas, evitando de esta manera consumir energía eléctrica para calentarla. Con estos lavavajillas podemos reducir en un 25% el tiempo de lavado y ahorrar una gran cantidad de energía (y por lo tanto generaremos menos emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero).

 

No debemos olvidar tampoco la mayor eficacia de los detergentes actuales , capaces de desincrustar la suciedad de la vajilla incluso en los programas de agua fría. Esto unido a los avances tecnológicos introducidos en los lavavajillas nos va a permitir utilizar menos cantidad de detergente en cada lavado –una media de 20 a 25 gramos frente a los 40-50 gramos que gastan los modelos antiguos. Recordamos la importancia de utilizar los detergentes específicamente diseñados para los lavavajillas y de seguir las dosis recomendadas por el fabricante . El uso excesivo de detergente, además de contribuir a contaminar las aguas de nuestros ríos y mares, deja residuos en la vajilla que son perjudiciales para la salud.

 

Consejos útiles para ahorrar energía

  • Busca lavavajillas que tengan etiqueta energética de clase A+++. Ahorrarás energía y dinero.
  • Elige el modelo que mejor se adapte a tus necesidades.
  • Infórmate de si existen líneas de recogida y reciclado para tu viejo lavavajillas cuando te decidas a comprar una nueva.
  • También es importante conocer si en el proceso de fabricación del lavavajillas se han utilizado materiales reciclados.
  • Busca los modelos de lavavajillas bitérmicos (con doble entrada de agua fría y caliente) y que incluyan un ciclo frío y económico.
  • Procura hacer funcionar el lavavajillas sólo cuando esté completamente lleno. Si necesitas ponerlo a media carga, utiliza los programas cortos o económicos. Un lavado a carga completa consume menos agua y energía que dos lavados a media carga.
  • Procura utilizar los programas de lavado económicos y de baja temperatura . Reserva los de larga duración para la vajilla más sucia.
  • Salvo que la vajilla esté especialmente sucia, evita la función de prelavado , que multiplica el consumo de agua por dos. Si dejas el lavado para el día siguiente utiliza la opción de remojo previo.
  • Limpia con frecuencia el filtro del lavavajillas . Los residuos que se van acumulando obstaculizan la salida de agua y disminuye la eficiencia del lavado, además de forzar el funcionamiento del aparato.
  • No recurras al programa de secado con aire caliente , es un gasto innecesario de energía y de dinero. La propia circulación natural del aire al abrir la puerta tras finalizar el lavado seca la vajilla rápidamente y te permite ahorrar un 45% de energía.
  • Sigue las dosis de detergente aconsejadas por el fabricante.

 

 

Año: 2016