Comparador de productos
Eliminar todos Comparar

Busca el etiquetado de eficiencia energética. Todos los televisores que se venden tienen que llevar el certificado de eficiencia energética de la Unión Europea. La Clasificación de la eficiencia energética de estos aparatos varía entre A+++ (más eficiente) y G(menos eficiente). Por tanto los modelos de categoría A o B no son los más eficientes que existen en el mercado.

 

No compres la pantalla más grande, sino la que se ajuste a tus necesidades. En los últimos 10 años el tamaño de las pantallas de los televisores se ha duplicado. En términos generales, cuanto más grande es la pantalla, más energía necesita para funcionar. Además, para la selección de un televisor se debe tener en cuenta el espacio disponible en cada casa. La siguiente tabla muestra los rangos de distancia mínima y máxima según el tamaño de la pantalla.

 

Ratio pantalla 16:9
Diagonal(pulgadas) Ancho de la pantalla(centímetros) Distancia mínima(metros) Distancia máxima(metros)
20 30,48 0,68 1,69
26 57,56 1,14 2,86
32 70,84 1,39 3,47
37 93,98 1,63 4,07
40 88,55 1,76 4,4
42 92,98 1,85 4,62
46 101,83 2,02 5,06
50 110,69 2,2 5,5
Ratio pantalla 4:3
14 28,25 0,57 1,43
21 42,67 0,85 2,14
25 50,8 1,02 2,55
29 58,93 1,18 2,96
Tabla sobre distancias óptimas de visualización de televisores. Fuente: SMPTE.

 

Elige un televisor LED. Las pantallas LCD con retroiluminación LED, son la tecnología más eficiente que existe en el mercado en estos momentos. Son similares a las pantallas LCD (pantallas de cristal líquido, pero utilizan iluminación LED que ahorra más energía en relación con la tecnología fluorescente que se utiliza en las LCD.

 

Apaga tu televisor y desconéctalo cuando no lo utilizas. El televisor es el tercer aparato que más energía consume en cada hogar. El consumo anual medio llega a los 263 kwh. Además, el consumo fantasma de standby es responsable para el 11% de la factura eléctrica de un hogar Español. Apagando el televisor por completo cuando no lo utilizamos, nos puede ahorrar este gasto. Hoy en día, existen maneras muy fáciles para acabar con el consumo standby de varios equipos. Muchas de las regletas que utilizamos para enchufar más de un equipo llevan un interruptor. Apagando este interruptor cortamos por completo la corriente que llega a nuestros equipos y por tanto el consumo de standby. Además, existen regletas “inteligentes” que cuando apagamos nuestro televisor utilizando telemando cortan automaticamente la corriente que llega hasta ello eliminando el standby.

 

Cambia los ajustes de tu televisor. Cuando compras un televisor este viene con unos ajustes de brillo más altos de los que realmente necesitas. Reduciendo el brillo del televisor puedes reducir el consumo energético significativamente.

 

Utiliza el sensor ambiental. Muchos de los nuevos televisores tienen un sensor de luz ambiental que ajusta la luz de la pantalla según la luz de la habitación. Viendo la tele con las luces de la habitación apagadas puede ahorrarte entre un 30% y un 50% de la energía, si este sensor está encendido.

 

Utiliza tu televisor actual hasta el final de su vida útil, que es aproximadamente de 10 años y no compres una nueva cada vez que se actualiza la tecnología. La fabricación de los televisores es un proceso que necesita el empleo de una importante cantidad de energía y recursos naturales. Utilizando tu televisor durante un largo periodo de tiempo contribuyes a la reducción de la huella ecológica de este producto.

 

Si decides comprar un nuevo televisor, recicla el antiguo adecuadamente, a través de los puntos limpios que existen en tu ciudad. Los equipos de televisión contienen elementos dañinos (p.ej. metales pesado) para el medio ambiente y la salud humana y por tanto tienen que reciclarse correctamente después del fin de su vida útil.

 

Para más información sobre los puntos limpios puede consultar: Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

 

Año: 2016